La ruta vicentina: tras la pista de Sant Vicent Ferrer en Teulada La ruta vicentina: tras la pista de Sant Vicent Ferrer en Teulada
LaMarinaAlta.com
Buscador

La ruta vicentina: tras la pista de Sant Vicent Ferrer en Teulada

23 de abril de 2022 - 10:02

La ruta vicentina se encuentra en la localidad de Teulada-Moraira, concretamente en el núcleo teuladino. Este itinerario trata de seguir los pasos o, al menos, destacar los lugares más emblemáticos donde Sant Vicent Ferrer, patrón de la localidad, dejó su huella cuando visitó la villa en el año 1410.

Datos técnicos

Esta ruta está considerada como un paseo turístico y cultural por las calles y término municipal de Teulada. La distancia a recorrer es de 3,88 km, con una duración estimada de 1 hora. Por otro lado, el desnivel acumulado de ascenso es de 40 metros y el de descenso de 175 metros, por ello la dificultad del recorrido es baja.

Trazado de la ruta

La ruta vicentina comienza o termina, según la dirección del itinerario, en la Ermita de la Font Santa, a las afueras del municipio de camino al núcleo de Moraira. Al no ser una ruta circular, puede iniciarse tanto desde dentro del municipio, en la Iglesia de Santa Caterina Mártir, como desde las afueras, donde se encuentra la mencionada ermita.

Iglesia de Santa Caterina Màrtir

El templo más grande de Teulada, la Iglesia de Santa Caterina Màrtir, se encuentra dentro del centro histórico del municipio, en la plaza de España. El casco antiguo teuladino alberga tanta historia y cultura que fue denominado como Teulada Gótica Amurallada, declarándolo Bien de Interés Cultural como Conjunto Histórico.

La iglesia, de estilo renacentista con reminiscencias góticas, data del siglo XVI al XVII. Más tarde se amplió con distintas reformas y en 1895 se le erigió un nuevo campanario de 30 metros de altura. El templo se construyó de forma primigenia como una iglesia-fortaleza para proteger a los habitantes de ataques enemigos.

En ella se encuentra la Capilla de Sant Vicent, construida entre los siglos XIX y XX. Esta fue restaurada con motivo del VI Centenario de la llegada de Sant Vicent Ferrer a Teulada, cuando se adecuó para albergar una reliquia del santo.

Casa de Constança Ferrer

Desde la iglesia, la ruta desciende hasta la plaça dels Porxes donde se encuentra la casa de Constança Ferrer, hermana del santo. El Ayuntamiento adquirió la propiedad en el siglo XVII donde edificó una escuela, la cual se mantuvo hasta el XX.

Más recientemente, en 1975 se construyó el edificio actual. En su fachada se encuentra un panel cerámico que representa a Sant Vicent predicando ante el pueblo desde la casa de Constança.

Sala de Jurats i Justícies

Se construyó en 1620 y reunía las funciones de casa de la Villa y Lonja de Contratación. De la Sala de Jurats i Justícies destaca el material con el que se fabricó su fachada, la piedra tosca, muy característico de la Marina Alta.

Junto a la casa de la hermana de Ferrer ya reformada, albergó la Casa Consistorial desde el 1975 hasta 1991.

Ermita de Sant Vicent Ferrer

De camino a la entrada del pueblo, saliendo del casco antiguo por la avenida de las Palmas, se erige la Ermita de Sant Vicent Ferrer. Este edificio neoclásico data del siglo XVIII. En su fachada se encuentra una pieza cerámica con la imagen del santo.

En su interior alberga el altar mayor presidido por una imagen de Sant Vicent. De ella, también destaca su característica cúpula de tejas azules, verdes y blancas, los colores más representativos del protagonista.

Casilicio

En la misma avenida y al lado de la ermita se encuentra la glorieta de San Vicente. Allí se ubica el casilicio, una pequeña estructura con cubierta piramidal y rematada por una bola. En su interior hay una pintura sobre de cerámica que representa la historia que narra que en ese lugar fue desde donde se despidió Sant Vicent Ferrer de Teulada.

Pozo de Sant Vicent

El siguiente punto a visitar se encuentra en el principio de la calle Tàrbena. Allí se ubica un panel cerámico con otra escena de Sant Vicent. La imagen muestra los huertos que rodeaban la zona y el pozo que abastecía de agua a la localidad. Se cuenta que el santo bebió de él y después lo bendijo.

Creueta de l'Ave Maria

La ruta sigue por la calle Tàrbena hasta encontrar el camí de Sant Miquel. Por el camino, en el cruce con el camí del Pas, se encuentra la Creueta de l'Ave Maria. Se sitúa en un pequeño margen o montículo rodeado del paisaje típico de la zona, con viñedos, campos y riuraus.

La Creueta es un pequeño monumento de piedra tosca erigido en el punto donde, según la tradición, Sant Vicent Ferrer se detuvo para bendecir el término municipal de Teulada con el fin de evitar la peste y que los piratas berberiscos asolaran la población.

Font de la Jana

Para encontrar el siguiente punto de interés hay que buscar la carretera Teulada-Moraira (CV-743). Siguiendo el camí del Pas y topando con el camí de la Sisca, donde este termina, se instala la Font de la Jana, una fuente popular. Del manantial sale el agua subterránea del barranco de la Jana, donde se construyó un abrevadero de piedra picada. El lugar se aprovechaba para dar de beber a las caballerías y rebaños en tránsito.

La leyenda de la Joanaina

De este punto de la ruta surge una leyenda oral, la del hada Joanaina, una dona d'aigua (mujer de agua), que se aparece la noche del 23 de junio, la noche de San Juan.

Este relato cuenta que la Joanaina es una hada encantada que durante la media noche de ese día se le aparece a los caminantes solitarios. El escrito que se encuentra en la Font de Jana narra:

Si una persona pasa por este lugar y se le aparece la Joanaina, nota de repente un peso en la espalda, que a medida que avanza en el camino va aumentando. Si consigue, sin girar-se, llegar con ella a la puerta de la iglesia de Teulada, el peso desaparece y entonces la persona puede pedir que se le conceda un deseo.

Ermita de la Font Santa

Saliendo a la CV-743, justo enfrente de la Jana está el camí de la Font Santa, el cual conduce hasta la reconocida ermita. En las inmediaciones del pequeño templo se ubica una zona de estacionamiento de vehículos donde aparcar. Al otro lado, se ubica un área recreativa con diversas instalaciones a modo de merendero.

La Ermita de la Font Santa es uno de los lugares más emblemáticos de la ruta. Se trata de un edificio del siglo XIX, en cuyo cuerpo central se encuentra la ermita. A la derecha, la casa del ermitaño y, a la izquierda, la sala desde donde brota una pequeña fuente.

Este último lugar es el más curioso o destacado del lugar. Se la llama Font Santa debido al milagro que, según la leyenda, allí ocurrió en el siglo XV. Un día de paseo, Sant Vicent Ferrer se encontraba con su hermana Constança. Entre campos abancalados y viñedos la mujer tuvo sed y Sant Vicent tocó una piedra en el camino con su bastón. Desde entonces, allí mana agua durante todos los días del año.

Deja un comentario

    5.430
    1.669